Blogia
Realidad y derechos humanos

Diario peruano El Comercio sataniza la nueva pelicula de Moore por ser muy de izquierda

Diario peruano El Comercio sataniza la nueva pelicula de Moore por ser muy de izquierda

El diario de mas importancia en el Perú está dando signos de radicalismo politico, ayer en su edición impresa y en su página web, se podía leer esta dura critica de la nueva cinta de Michael Moore que denuncia el capitalismo extremista llevado a cabo por los Estados Unidos de América. Todo, parece indicar que el diario peruano no solo defiende un sistema en plena decadencia, sino que además se mantiene sordo y desinformado en un país donde el modelo economico no ha podido sacar a ochenta porciento de la población del desempleo y del subempleo.

Hemos decidido mostrar a ustedes el artículo en cuestion para que se aprecie la calidad de la crítica:  

Venecia, Italia (EFE).- El realizador estadounidense Michael Moore volvió a mostrar hoy en Venecia su lado más ácido y efectista con Capitalism: a love story, su nuevo documental en el que arremete, en un momento fácil de crisis económica, contra los bancos y las multinacionales.

Moore fue recibido entre aplausos en la sala de prensa -e incluso con una pancarta que decía “Michael, we love you”-, donde se mostró de lo más comedido y en su corta comparecencia tan sólo criticó a “ese líder loco que hay en Italia” y alertó a los europeos del riesgo de imitar a Estados Unidos.

“Esta película es muy relevante para Europa. Ustedes están experimentando el resultado del colapso económico, que no es solo en Estados Unidos”, dijo Moore.

Ya que, explicó, el documental es un ejemplo de los daños sufridos en Estados Unidos por el capitalismo salvaje, “cuanto más intentéis comportaros como nosotros, más difícil va a ser para vuestras sociedades”.

Unos efectos, los del capitalismo, que han llevado a la ruina a muchos hogares norteamericanos, como refleja Moore en su documental, en el que culpa de la situación actual a los ex presidentes de Estados Unidos George Bush y Ronald Reagan, a las multinacionales, a los bancos y a los que se han enriquecido a costa de los demás.

El documental es fiel al estilo de Moore, con una estructura narrativa casi inexistente y con golpes de efecto que cada vez se parecen más a los que preparan los programas de televisión de cámara oculta.

Voces que hacen decir cosas sin sentido a personajes como Bush o Reagan, imágenes infantiles que ridiculizan a estos ex presidentes de Estados Unidos o a responsables de multinacionales, todo parece valer para el realizador, que sigue sin profundizar en los debates que propone en sus documentales.

Moore se nutre de los testimonios de las personas que han caído en desgracia en su país para criticar el sistema capitalista, las que han perdido sus casas o que han visto cómo la muerte de sus seres queridos redundaba en beneficios para las empresas para las que trabajaban a través de pólizas de seguros irregulares.

Algo fácil de hacer en una situación como la actual y tras los escándalos financieros que han sacudido el mundo y que permite a Moore centrarse en bancos como Lehman Brothers o Citybank y empresas como General Motors, algunos de los nombres más unidos al desplome económico.

Todo ello con las tácticas habituales de sus documentales que dan lugar a situaciones bastante cómicas y un tanto repetitivas, cada vez que trata de entrar a un edificio o de entrevistarse con uno de los responsables bancarios o empresariales a los que critica.

A pesar de todo, el documental es ágil y se deja ver con facilidad y contiene un buen puñado de verdades que parecen amenazar el tan manido “sueño americano”.

MOORE HABLA DEL SUEÑO AMERICANO
Sin embargo, Moore señaló en la rueda de prensa que lo bueno del sueño americano es que los estadounidenses creen mucho en su país y tienen fe en la Justicia y en la Democracia.

“Aunque es difícil -reconoció- definir una democracia desde el momento en que es la economía la que guía la vida de los ciudadanos, que no pueden decidir cómo gestionar esa democracia”.

Por ello, alentó a todo el mundo a participar en la democracia, no solo en el momento de las elecciones porque “todo es posible”.

“Hace tres ó cuatro años si alguien hubiera dicho que un afroamericano iba a ser presidente de Estados Unidos no lo hubiera creído”.

Y el hecho de Barack Obama esté en el poder, demuestra “la capacidad de los americanos, pero también de la gente de todo el mundo” para lograr cambiar las cosas.

Moore recordó la caída del muro de Berlín o la llegada al poder de Nelson Mandela en Sudáfrica como casos en los que la gente puede rebelarse de forma no violenta.

Pero, hizo hincapié en que “Obama no puede hacerlo todo solo. Debe ser la persona que la mayoría de los americanos han votado pero los ciudadanos también deben participar”.

Una participación que cada uno debe hacer desde su nivel. En su caso, desde el cine. Como fue el caso de su anterior trabajo, en el que ponía en tela de juicio el sistema sanitario estadounidense y que generó un debate del que se siente orgulloso.

Moore aseguró no tener aspiraciones políticas y dijo que “la política es ser un ciudadano y estar implicado”, por lo que aseguró que seguirá contribuyendo al proceso de cambio “de la mejor forma posible. Y lo único que sé hacer es escribir y hacer cine”. (Fin del articulo de El Comercio, Lima 6 de septiembre del 2009)

Por mi parte, no me queda más que felicitar a Moore por este gran trabajo que representa decir la verdad por molesta que pueda parecer. Cabe recalcar que el cineasta nunca se ha equivocado en sus peliculas y siempre ha apuntado hacia donde mas le duele al sistema, es decir en sus errores.

La persona que ha escrito este articulo tiene razon en el hecho de criticar a Moore por su estilo, ya que este no es convencional y no se ajusta a la norma dictada por Hollywood, pero la forma es importante en un documental o mas lo es el fondo? También, se equivoca el autor en decir que Moore se aprovecha de la situación ya que éste ha sido desde hace lustros un fino critico del capitalismo y del neoliberalismo de los ochenta con Reagan.

Moore lo que nos presenta aqui es una imagen decadende del capitalismo, la parte obscura, lo que hay detras de la Estatua de la Libertad y del Empire State Bulding... No hay que olvidarse que el capitalismo es un sistema solo de libertades (de expresion, de voto, de circulacion) pero que ignora completamente la igualdad social. Moore lo que trata es de denunciar esta libertad extrema otorgada a los grandes (bancos, traders...) y de alertarnos sobre la falta de igualdad dentro del sistema. Por tanto me parece muy atinado expresarse de este tema en el contexto actual en donde muchos se preguntan ¿por que falla el sistema? Quizas alli esté la respuesta.

Transpuesto al caso peruano, el capitalismo genera trabajo, edificios y dinamismo, pero ¿para quienes? Para las grandes ciudades... y esto ni siquiera es cierto, ¿Qué hay cerca o detrás de cada nuevo mall? La respuesta es miseria. Es decir desigualdad social. Este último es el problema de nuestro sistema, por tanto no hay que derrocarlo ni refundarlo sino mas bien consolidarlo, mejorarlo!! Pienso que esa es la reflexion que Moore nos vierte con su cinta.

_Recalco que las últimas líneas escritas aqui, fueron rechazadas de publicación por el sitio web del diario El Comercio._

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres